Sobre Dani

Dani and his dog/ Dani back to school

Daniel León Calvo es el menor de dos hijos. Él es un niño dulce que está lleno de sueños y tiene un espíritu de lucha increíble. Poco después de terminar el cuarto grado, Dani fue reconocido como estudiante de honor al obtener notas altas, a pesar de sus ausencias por constantes transfusiones de sangre y visitas al hospital.

Cuando Dani tenía 1 año y nueve meses de edad, fue diagnosticado con una rara enfermedad conocida como Aplasia pura de la clase roja (Diamond Blackfan Anemia). En este momento solo 4 niños a parte de Dani padecen esta enfermedad en Costa Rica, y solamente 35 casos son detectados al año en Estados Unidos y Canadá juntos. Esta enfermedad es causada por una falla en la médula ósea que no permite producir glóbulos rojos, lo cual no permite que él tenga una vida normal. Los doctores le han dado todos los tratamientos disponibles en Costa Rica actualmente. Desafortunadamente ninguno de estos tratamientos funcionó como se esperaba.

A través de sus 11 años de vida, Dani ha recibido alrededor de 150 transfusiones de sangre para mantenerlo con vida. Desde que él fue diagnosticado, él ha vivido entre hospitales, transfusiones de sangre, aspirados medulares, biopsias y doctores. Él cuenta con una familia que lo cuida, ama y apoya y que está dispuesta a ayudar y más allá. Esta sólida base de amor y soporte ha sido la clave para ayudarlo a ser el niño feliz y con gran espíritu que es hoy.

Nuestra familia recibió malas noticias.

A mediados del 2016, la situación de salud de Dani empeoró y los doctores dieron noticias a los padres de Dani que ningún padre quisiera escuchar: “Lamentablemente, no hay nada más que podamos hacer por Dani.”

Cuidados paliativos fue la única opción dada, una opción con muchos efectos secundarios que podían darle a él más tiempo, pero no darle una cura. Debido a la gran cantidad de transfusiones que se le han dado, el riesgo de un fallo en sus órganos por recarga de hierro era alta. Sus padres se negaron a creer que no había nada más que hacer para salvar la vida de su hijo. Ellos pusieron su fe en Dios, oraron juntos como familia y, con sus corazones llenos de esperanza, empezaron a tocar puertas para encontrar la cura que salvara a Dani.

“Cuando decidimos tomar control de lo que era posible y dejarle a Dios a cargo de lo imposible, las puertas comenzaron a abrirse”

Los papás de Dani investigaron todo lo que podía ayudar a su hijo potencialmente. Ellos descubrieron la cámara hiperbárica, una opción terapéutica que le da oxígeno adicional y alivian temporalmente los síntomas, así que iniciaron este tratamiento inmediatamente. Durante su investigación, ellos también encontraron al Hospital de niños en Cincinnati, un hospital de Ohio que es reconocido por tratar a pacientes con enfermedades en la médula ósea, similares al caso de Dani. A pesar que todos les dijeron que las posibilidades que el hospital aceptara el caso de Dani eran bajas, ellos tenían que intentarlo.

Después de enviar toda la documentación necesaria y esperar por semanas, recibieron la noticia de que el hospital aceptó evaluar el caso de Dani.

Buenas noticias- La cura para Dani

Después de recibir las buenas noticias, ellos quedaron impactados al darse cuenta que los gastos médicos iban a ser de $31,300, y que estos tenían que pagarse por adelantado. Este monto inicial iba a determinar si Dani era candidato para un trasplante de médula ósea. También incluía un examen que mediría el nivel de hierro en sus órganos, algo que en Costa Rica no se puede realizar.

Con un grupo pequeño de amigos y familiares, sus papás iniciaron #TeamDani en octubre del 2016 para ayudar a reunir el dinero. Comenzaron a recaudar dinero en las calles, y se presentaron en noticieros costarricenses. Rápidamente, la causa de #TeamDani comenzó a expandirse y creció a muchas más personas que el grupo de amigos y familiares con el que se había iniciado. ¡En solamente dos meses, después de la ayuda de gente muy solidaria y generosa, se logró meta!

En diciembre del 2016, la familia viajó a Cincinnati. El hospital realizó diferentes exámenes y se descubrió que Dani no tiene recarga de hierro en su corazón como se temía, y que el hierro en su hígado, aunque es un poco alto, lo hacía un muy buen candidato a un trasplante de médula ósea. Los padres de Dani, Zaida y Alex y su hermano mayor Kendall fueron examinados para saber si alguno era compatible con Dani, pero ninguno lo era. Aunque, de alguna forma milagrosa que solo quiere decir que nada es imposible, el hospital tiene varias médulas que son 100% compatibles en su banco de donadores.

Los doctores ofrecieron realizar el trasplante de médula ósea, que puede curar completamente a Dani y permitirle tener una vida normal. Desafortunadamente, debido a la complejidad del caso de Dani, este trasplante no se puede realizar en Costa Rica y su costo es muy elevado. #TeamDani necesita recaudar $1 000 000 para pagar el trasplante de médula ósea a Dani.

La familia viajó de regreso a Costa Rica llenos de esperanza. Para prepararlo para su trasplante de médula, Dani está recibiendo un tratamiento de esteroides, que fue recomendado por los doctores del Hospital de niños de Cincinnati. Esta es la etapa en la que se encuentra la familia de Dani ahora (mayo, 2017), y por lo cual su ayuda es necesaria. #TeamDani está trabajando increíblemente duro para recaudar este dinero lo antes posible, para que Dani reciba la cura que tanto necesita para vivir.

Dani sonríe y vive al máximo cada día esperando que su enfermedad tenga una cura. Él dice “quiero luchar por mi futuro” cuando habla de su condición. Ciertamente, su lucha también es nuestra lucha. ¡Si él no se da por vencido, nosotros tampoco nos daremos por vencidos!